Se instalará un sistema híbrido solar fotovoltaico con un aerogenerador y placas solares en la cubierta, más un seguidor solar para mejorar su eficiencia

Se convierte así el Aula en un espacio sostenible y 100% autosuficiente energéticamente, cuyas soluciones podrán aplicarse a otras dependencias de la institución como la Ciudad Deportiva o el Hospital Insular

El Cabildo, a través del Área de Energía, Industria, Comercio y Consumo que dirige Rocío Arredondo, ha adjudicado a la empresa Wunderenergy Mantenimiento SL., por un presupuesto de 44.889,15 euros, la segunda fase de actuación sobre el Aula de la Naturaleza de Máguez para convertirla en el primer edificio público de la isla 100% autosuficiente energéticamente. Se trata de una experiencia piloto que tiene por objeto la formación y concienciación de los niños y jóvenes en materias de sostenibilidad. Asimismo, es un banco de pruebas de soluciones de ahorro energético para implantarlas en otras dependencias del Cabildo a medio plazo.

La actuación prevista en esta segunda fase consiste en la instalación de un sistema híbrido eólico-fotovoltaico de autoconsumo, compuesto por un aerogenerador de eje vertical, y paneles fotovoltaicos en la cubierta del inmueble. Dicha infraestructura estará complementada por un seguidor solar, que mantendrá automáticamente la orientación de estos paneles, como ocurre en la naturaleza con los girasoles, mejorando notablemente su eficiencia. El plazo de ejecución para estos trabajos es de tres meses.

Se completa de este modo lo realizado en la primera fase de intervención de este espacio pedagógico, realizada por la empresa Instalaciones Eléctricas Roluz SL, que consistió en la modificación completa del cableado eléctrico, el soterramiento de la red de baja tensión que alimenta el edificio y la sustitución de las luminarias existentes por otras con lámparas LED. Quedaba de este modo acorde a lo exigido por la normativa vigente y dispuesta para el autoconsumo energético, e incluso para tener un balance neto. Esto es, poder verter y almacenar en la red la energía sobrante que genera. La tercera fase contempla la creación de un laboratorio-taller de energías renovables.

“Con la intervención del Área de Energía en el Aula de la Naturaleza de Máguez queremos -explica Arredondo- disponer de un edificio público que los ciudadanos puedan visitar y disfrutar, en el que los niños puedan ver las energías renovables como una realidad de presente, y aprender sobre ellas”. “Un espacio, -añade la consejera- de aprendizaje, de concienciación y de experimentación en la eficiencia energética que más tarde podamos implantar en otras dependencias del Cabildo”.

En este sentido, el Área de Energía prevé aplicar energías renovables a los edificios con un elevado consumo de energía eléctrica. Las primeras actuaciones se llevarían a cabo en la Ciudad Deportiva, el propio edificio del Cabildo, y el Hospital Insular.